Dios nos grita a cada momento las palabras iniciales de la Ley Mosaica: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza”. Esta es la exigiencia de desprendimiento suprema, la confirmación y la prueba de nuestro despojo y rechazo de lo que este mundo nos ofrece. Estas palabras significan: “Me amarás más que cualquier cosa de este mundo”.

El quiere que escribamos sus palabras en las tablas de nuestro corazón.

Anuncios