¿Que hacer cuando la vida carga contra ti por cuatro flancos? No es que sea fatalista, pero este semestre ha sido difícil. A pesar de haber pagado el alto precio de alejarme de la gente a la que Amo, para dedicarme a mí mismo y terminar lo que hace cuatro años empecé, las cosas no me han salido como he querido. Es como si una multibarrera estuviese entre el mí y el final de mi carrera, rompemos una tan solo para llegar a otra.

¿Qué he hecho mal? ¿Acaso he buscado lo incorrecto? Es ahora cuando añoro el tremendo conocimiento de Dios de los que son mis verdaderos hermanos: ¡Cuan bien pueden discernir lo que es su voluntad! En cambio yo, años luz atrás, apenas puedo vislumbrar un poco de su Gloria, y clamo y clamo por más revelación.

¡Que palabras las del salmista! ¿Que haré sino repetirlas? “No escondas de tu siervo tu rostro. Porque estoy angustiado; apresúrate, óyeme.” (Sal. 69:17)

Tú eres mi esperanza, Dios de mi salvación…

Anuncios